saludable

12/2/16

Te Verde Para La Memoria

Si queremos controlar estados de ansiedad y a la vez mejorar la memoria no debemos excedernos de dos tazas diarias de té verde, ya que podríamos experimentar efectos contrarios

Con este remedio matinal a base de té verde, además de luchar contra el sobrepeso, el envejecimiento prematuro y reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2, estimularemos las áreas cerebrales relacionadas con la memoria. Según un estudio publicado en la revista Psychofarmacologylos potentes antioxidantes de esta bebida milenaria aumentan la conectividad entre la corteza frontal y la parietal del cerebro, con lo cual, integramos mucho mejor estímulos y datos nuevos.

Estamos seguros de que ya has escuchado y leído los múltiples beneficios que encierra esta bebida. Sabes que es muy adecuado para acelerar el metabolismo, para reducir el nivel de azúcar en sangre y para combatir esos radicales libres que atacan a nuestros tejidos para envejecerlos. No obstante, lo que no es tan conocido son las virtudes del té verde para cuidar de nuestro cerebro y mejorar muchos procesos cognitivos relacionados con la atención, la memoria e incluso la orientación espacial.

Ingredientes

  • 1 cucharada de té verde (10 g)
  • 1 cucharadita de ginseng (5 g)
  • 5 cucharadas de jugo de arándanos (50 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)

Preparación

En nuestro remedio matinal de té verde para mejorar la memoria y nuestras capacidades cognitivas vamos a añadir dos elementos más que potenciarán aún más el efecto del té verde: el ginseng y el jugo de arándanos.
El ginseng es fácil de encontrar en cualquier tienda natural. Por su parte, si no dispones de jugo de arándanos natural puedes obtener el jugo de 8 uvas tintas o rojas, puesto que su alto contenido en antioxidantes es lo que va a intensificar nuestro remedio a base de té verde.
  • Lo primero que haremos será poner a calentar ese vaso de agua. Una vez llegue a ebullición, añadimos el té verde. Permite que esté al fuego unos 15 minutos, para después dejar que repose otros 10.
  • A continuación añadimos la cucharadita de ginseng y el jugo de arándanos (o el licuado de las 8 uvas rojas). Endulzamos con miel y tomamos poco a poco.
El sabor es intenso y original, y no podemos olvidar la riqueza en vitaminas y antioxidantes que vamos a recibir si lo tomamos cada mañana.