saludable

14/2/16

Economia: Factores Que Generan Panico A Nivel Mundial


En 2008, los reguladores de los países desarrollados salvaron al mundo del colapso financiero total gracias a la política de expansión cuantitativa (QE) y las tasas de interés cero, que en aquel entonces eran unos instrumentos innovadores. La Reserva Federal logró aportar liquidez a los mercados y descongeló los mercados de crédito.Poco antes de la primera subida de la tasa de interés, que se mantuvo en cero más de 7 años, el dólar comenzó a crecer, derrumbando las materias primas y los mercados en desarrollo, de modo que ahora los bancos centrales están desesperados por encontrar nuevos mecanismos para acelerar la inflación y el crecimiento económico. En los países desarrollados, las tasas de interés ya están en cero. Inflar los balances de activos y recurrir a la QE se hace cada vez más difícil, mientras que las tasas negativas tampoco satisfacen al mercado. "Los inversores tienen serias preocupaciones de que los bancos centrales no pueden más", concluye el portal.

En dos años, los precios del petróleo han perdido más del 75 por ciento. Los países productores se ven obligados a recortar los presupuestos, mientras que las compañías reducen los salarios y el personal. No obstante, el problema de oferta excesiva continúa. Los expertos afirman que el mercado de acciones no tiene que pasar inmediatamente al crecimiento, sino que sería suficiente que se forme un fondo en base al cual se podrían planear las inversiones en valores. Sin embargo, según los últimos datos, incluso los niveles de 26-28 dólares por barril pueden no ser el mínimo.

El crecimiento económico se ralentiza también en EE.UU., donde se trata de una recesión industrial. También aparecen señales de ralentización en el sector de  los servicios, que constituye la base de la economía de EE.UU. De este modo, crece el riesgo de que EE.UU. vuelva a provocar una recesión casi global como en 2008. Es probable que los reguladores tengan que financiar unos paquetes de ayuda multimillonarios directamente a las compañías, como en la crisis anterior, ya que las tasas de interés y otros instrumentos del mercado financiero ya no ayudan.

Tan solo esta semana las cotizaciones de los bancos europeos han caído un 10 por ciento, mientras que la caída total desde principios de año es del 30 por ciento. El peligro principal proviene del Deutsche Bank, cuya posición en el mercado de derivados, según distintas estimaciones, varía entre 65 hasta 75 billones de dólares con un capital propio de tan solo 60.000 millones. Algunos expertos ya califican esta relación de una "locura" comparándola con el tristemente conocido Lehman Brothers.