saludable

9/2/16

Zika: Amenaza A America Latina

El zika, un virus sospechado de ser el culpable de la microcefalia fetal, predomina Latinoamérica. Entre los países más afectados por el reciente brote del virus del Zika figuran Brasil (444.000 casos), Colombia (13.531 casos), El Salvador (5.561 casos), aunque otros países como Honduras, México, Paraguay, Surinam, Bolivia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa, Panamá, Guatemala, Haití y Puerto Rico también se han reportado casos de la enfermedad.

"Hay mucho temor acerca del zika y el embarazo, pero las mujeres no tienen muchas opciones", afirmó Joshua Michaud, director asociado de política de salud global de la organización Kaiser Family Foundation, refiriéndose al consejo de las autoridades de salud brasileñas que solicitaron a las mujeres retrasar el embarazo, medida a la que se sumaron Ecuador, Colombia, Jamaica y El Salvador, informa 'The Washington Post'.

Los expertos han especulado que en lugares como Colombia, donde se cree que los mosquitos portadores de zika llegaron cinco meses después de aparecer en Brasil, podría 'detonar' una "bomba de relojería" de casos de microcefalia en los próximos meses, y se esperan hasta 650.000 infecciones de zika.

Las ideas y predicciones que han aterrado a la población, han renovado las conversaciones sobre el aborto en la región, a pesar de que los científicos hayan hecho hincapié en que todavía no han encontrado una relación definitiva entre el zika y las deformidades fetales, y que a menudo es imposible predecir cuán grave es el impacto.

Países como El Salvador, República Dominicana o Nicaragua no permiten el aborto bajo cualquier circunstancia, mientras que otros como Brasil, Venezuela y Guatemala son altamente restrictivos, lo que significa que solo se permiten estas medidas si la vida de la madre corre grave peligro. Por su parte, Maria Luiza Bezerra de Menezes, presidente de la Sociedad de Obstetricia y ginecología en el estado de Pernambuco, Brasil, destacó que "los que pueden permitirse el lujo serán capaces de encontrar una clínica. Los que no pueden, corren el riesgo de someterse a una intervención alternativa que podría poner a la mujer en riesgo de infección o incluso de muerte".