saludable

8/3/16

Capital Del Estado Islamico Se Rebela

Unos 200 terroristas se han pasado al lado de los residentes de la ciudad siria de Raqa, rebelándose contra el movimiento yihadista del Estado Islámico, informa la agencia Sputnik. Según una fuente citada por el medio, residentes de la ciudad de Raqa, considerada el corazón del Estado Islámico, se enfrentaron con los terroristas e izaron banderas de Siria en cinco barrios de la ciudad (al-Dareiyeh, al-Ramileh, al-Ferdows, al-Ajili y al-Bakri). Los vecinos salieron a las calles en dos de los barrios y mataron a varios extremistas del EI.

"Alrededor de 200 milicianos sirios del Estado Islámico se pasaron al lado de los residentes de Raqa, lo que obligó a los terroristas organizar barricadas en la entrada a la ciudad", asegura la fuente.

Además, la milicia kurda recuperó este domingo la ciudad de Tel Abyad, que había sido atacada por terroristas desde la zona limítrofe con Turquía y desde Raqa. En el enfrentamiento perdieron la vida al menos 43 milicianos y 140 extremistas.

Encuestas realizadas en 14 provincias de Siria revelan que solo el 7% de la población apoya al EI, mientras que el 21% está a favor de Irán y el 26% apoya al Gobierno sirio. En Raqa la mayoría de los residentes, un 54%, desea una solución política del conflicto.

Los terroristas son incapaces de pagar a sus propios combatientes debido a los constantes bombardeos de los yacimientos petroleros, su principal fuente de ingresos. Por esa razón los yihadistas del EI prefieren abastecer sus necesidades a costa de los residentes de Raqa. Los civiles tienen prohibido abandonar la ciudad, ya que el EI quiere mantener esta fuente de impuestos, tan necesaria para su supervivencia.

"La gente sufre muchísimo y a nadie le preocupa", se lamenta Abu Ibrahim Al Raqqawi, director y coorganizador del grupo activista  Raqqa Is Being Slaughtered Silently (Al Raqa Es Masacrada en Silencio) contra el EI.

Según Al Raqqawi, los yihadistas decapitan a la gente, violan a las mujeres y ejecutan a los cristianos y a otras personas que consideran ateas. Así es como intentan establecer el orden, mediante decapitaciones y crucifixiones, denuncian.

"No nos atrevíamos a salir a la calle, incluso yo, que soy adulta, porque nos daba miedo", explica Umm Mohammad, el padre de una familia siria que pasó por la experiencia de vivir en la ciudad de Raqa. "Si veían a una mujer en la calle sin ir acompañada por un familiar varón, la castigaban con 80 azotes y luego citaban a un familiar masculino suyo y lo golpeaban también", comenta.