saludable

26/10/15

Higado Sano Con Cardo Mariano

Uno de los mejores aliados de la salud de nuestro hígado es un cardo de enormes proporciones, el conocido como cardo mariano. Sus frutos, en extracto, se revelan como un excelente recurso para aliviar diferentes afecciones que afectan a la salud hepática, pero también se muestra como un excelente tónico digestivo y venoso.

 
Con fines medicinales se cosechan los frutos (aquenios) del cardo mariano, que contienen las semillas en su interior. La cosecha se realiza una vez la planta empieza a secarse, cuando han madurado los frutos. El principal componente bioquímico del cardo y el más interesante terapéuticamente es la silymarina, que es una mezcla de flavolignanos, como la silibina y la silicristina.
 
Numerosos estudios clínicos han demostrado la importancia de la silymarina –el principal componente bioquímico del cardo mariano– como agente hepatoprotector (protege al hígado de agentes externos), por su capacidad para estimular el efecto desintoxicador de las células hepáticas. Además, puede incrementar la síntesis de la proteína hepatocytina, con lo que promueve la regeneración del tejido hepático.
 
A la capacidad hepatoprotectora del cardo mariano cabe añadir otras propiedades y beneficios, como su efecto antiinflamatorio, antialergénico, antioxidante, astringente –bloquea las secreciones-, venotónico –favorece la circulación sanguínea–, hemostático –cohíbe y reduce las hemorragias-, diurético, hipoglucemiante –provoca la disminución de la cantidad de glucosa en sangre- y colagogo –provoca la salida de bilis por la vesícula biliar–Por contener principios amargos, se muestra como estimulante del apetito y digestivo.